abril 20, 2024

Petroleros | “Refundar el sindicato para enfrentar la flexibilización y los despidos”

Petroleros | “Refundar el sindicato para enfrentar la flexibilización y los despidos”

Por Úrsula Asta y Lucas Molinari

Cuna del “piquete”. Cutral Có y Plaza Huincul, dos pueblos pegados en la provincia de Neuquén. Allí, un sindicato ocupado legalmente por trabajadoras y trabajadores del “Movimiento 28 de octubre”. Quienes ingresaron al “edificio en ruinas de un gremio vaciado”, el Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (SUPeH).

Radio Gráfica entrevistó a Ariel Ortíz, Armando Ippoliti y Robert Yañez integrantes del Movimiento 28 de octubre, que se plantea ganar el sindicato en elecciones libres. “Recuperarlo”, explican, para intentar volver a lo que fue “una gran institución”. Denuncian irregularidades en las elecciones gremiales anteriores y esperan ahora un nuevo llamado a votación.

Ubicada en Cutral Co, la sede del gremio SUPeH hoy llama la atención desde lejos. Carteles, banderas y pintadas que exigen la democratización del sindicato y la libre participación gremial de trabajadoras y trabajadores del petróleo, llenan las paredes que dan a la calle. La organización popular, en ese lugar del país, es histórica y su presente así lo confirma.

Esta pelea se da en un contexto de avance de la flexibilización laboral. El 10 de enero Macri presentó el convenio colectivo para los petroleros de Vaca Muerta en lo que dio en llamar “la revolución del trabajo”. Dicho por el diario La Nación son “cambios (que) permitirán reducir el personal y los costos en la operación y perforación” y “es una primera modificación que debe tomarse como ejemplo y punto de partida para el resto de la actividad petrolera y otros sectores primarios e industriales”.

Votación suspendida

En agosto de 2016 se realizaron las elecciones que, tras las irregularidades, fueron suspendidas por la Justicia. “Y ahora estamos esperando el nuevo llamado votación”, contaron los tres trabajadores. Los dirigentes José Luis Porro, Roberto Ángel Quesada y Juan Alberto Troncoso que buscaban su reelección “no aparecieron más” desde la impugnación de los comicios.

Sobre el día de la votación, Robert Yañez detalla: “Ellos (los dirigentes anteriores) van a YPF y le piden un lugar para hacer la votación. Una actitud anti-sindical de la empresa que les presta el lugar. Otra empresa, Petrogas, les facilita el transporte con el cual ellos pueden ir a otros puntos a buscar votos. Agarraban una caja, decían esto es una urna (…) cometieron tantas irregularidades, que nos permitió a nosotros avanzar”.

Consultado por la actuación del Ministerio de Trabajo Yañez contesta: “Los avala a pesar de que la Justicia suspendió las elecciones. El Ministerio los sigue reconociendo como conducción a pesar de todos los papeles que nosotros presentamos en el Ministerio demuestran las irregularidades, la falta de democracia sindical, la acefalía producida porque esta gente abandonó el sindicato”.

El contexto actual es de despidos y de flexibilización de la actividad del petróleo. Y de reducción del presupuesto, en el caso de YPF. Yañez plantea que “el despido es un problema social”. De allí que el Movimiento 28 de octubre ya participa en una mesa local con otros gremios para articular las luchas (donde participan gremialistas docentes, ceramistas, telefónicos, entre otros).FullSizeRender (6)

Hacia un sindicato democrático

El 28 de noviembre la Lista Blanca Dignidad, que representa al Movimiento 28 de octubre, ocupó  las instalaciones como manera de resguardo de lo que queda del sindicato. “Tengo 38 años de antigüedad en la empresa y vengo de familia ypefiana. A este sindicato lo han vaciado, tenía más de 20 hoteles y campings que fueron vendidos”, cuenta Armando Ippoliti.

Su padre también fue trabajador de YPF, por lo que su memoria sobre la presencia del sindicato en otros tiempos, atraviesa vacaciones, luna de miel y atención médica a lo largo de su vida. Sobre eso, Ippoliti apunta un tema central: El petrolero hoy cuando se jubila no tiene obra social, y una de las cosas que queremos saber es dónde va la plata de nuestros aportes”.

Por su parte, Ariel Ortiz explica: “Nosotros, a raíz de la suspensión de todo el proceso eleccionario y a través de  asambleas extraordinarias y de auto-convocados tanto del cuerpo de delegados, de afiliados y no afiliados, tomamos la decisión de entrar pacíficamente a las instalaciones. Queríamos pedirle a la conducción de ese momento que nos comente qué es lo que estaba pasando con todos nuestros descuentos y con los aportes empresariales, porque llamativamente hace muchos años que los afiliados no teníamos ningún beneficio”.

“Por lo tanto tomamos la decisión de conformar una comisión normalizadora, en la que hay subcomisiones para atender distintos temas. Y también se abrió una mesa de trabajo junto a otros gremios, para acompañar y ser acompañados ante esta ola de despidos”, agrega Ortiz.

FullSizeRender (1) FullSizeRender (2) FullSizeRender (5)

De los 90 a hoy

Después de relatar el desguace de la YPF estatal en los 90, Ortíz hace una comparación con la actualidad: “Estamos viendo hoy una situación similar en cuanto a que la gente está quedando en la calle. Pero a diferencia de los años 90 considero que hay un nivel de conciencia distinto”.

La flexibilización laboral, otra aliada de los tiempos que corren. YPF no es la excepción. “Un coordinador de producción que tiene una jornada de 8 horas es común que ahora esté trabajando 12. Además, en determinados lugares donde corre mucho viento aquí en la Patagonia antes mediante un nanemómetro se medía que la intensidad del viento no supere los 40 km/hora para que los equipos de torre puedan trabajar una jornada normal. Hoy eso se eliminó totalmente. Entonces, queda mucho más ligado al error humano”, detalla Ortíz sobre situaciones que implican el riesgo de muerte.

En ese mismo sentido, Yañez agrega que “antes de la privatización (de los 90) el convenio tenía más de 500 páginas, después de la privatización pasó a ser un cuaderno de 40 páginas y después se le fueron anexando artículos, pero que no son claros. Es así que la empresa siempre se agarra de los grises para no cumplir con los beneficios hacia los trabajadores. Y los sindicalistas que estaban aquí hasta el 28 de octubre nunca se preocuparon en defender el interés de los trabajadores”.FullSizeRender

Movimiento 28 de octubre

“Nuestra jurisdicción (del gremio) incluye a toda la provincia de Neuquén y Río Negro. Las instalaciones son el complejo industrial Plaza Huincul, la refinería, también las estaciones de servicio de bandera propia y todas las actividades en los yacimientos”, cuenta Ortíz.

De ahí, deviene una amplia representación sindical para este nuevo movimiento, porque hay integrantes de las distintas áreas participando. “Representantes de cada una de esas instalaciones nos pusimos de acuerdo, porque la problemática es común. Estamos en estos momentos esperando que pase la feria judicial para ver qué falla la jueza Nancy Vielma”, dijo Ortíz. Y auguró: “Guardamos esperanzas que vamos a ir a una votación democrática y donde queremos que los trabajadores tengan la posibilidad de elegir el gremio que quieren”.

Escuchá el informe especial en «Punto de Partida» realizado por Úrsula Asta y Lucas Molinari.

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados