julio 10, 2024

Debate caliente en Radio Gráfica: Itai Hagman – Matías Barroetaveña

Debate caliente en Radio Gráfica: Itai Hagman – Matías Barroetaveña

???????????????????????????????

Punto de Partida fue el escenario del debate. Por un lado Itaí Hagman, Licenciado en Economía, quien encabeza la lista de legisladores porteños por Camino Popular. Por el otro Matías Barroetaveña, politólogo, candidato a legislador por el Frente Para la Victoria. Un debate duro y necesario.

Conducido y moderado por Lucas Molinari, el primer eje que se trató fue la problemática de vivienda en la Ciudad de Buenos Aires:

Hagman: «Hay consenso para pensar que es el principal problema de la ciudad. Vivimos un boom inmobiliario. En los últimos quince años se construyeron 28.000.000 m2, algo así como 400.000 departamentos de 70 m2. El grueso de esa construcción se centró en la zona norte con viviendas lujosas. Pero son viviendas ociosas. Inversión especulativa. La realidad es que 50% de las familias alquilan. Nosotros planteamos avanzar en una política integral: regular el mercado inmobiliario, establecer mecanismos impositivos contra las viviendas ociosas, establecer políticas de urbanización de villas, convertirlas en barrios y establecer una ley de defensa a los inquilinos. Este programa Alquilar llega a 2.000 créditos contra las 380.000 familias que alquilan. Y lo que es peor: es un plan que no regula inmobiliarias y contratos de alquiler».

Berroetaveña: «En la ciudad la vivienda la regula el mercado. El estado debe intervenir ya que si no lo hace es la ley del más fuerte. La ciudad no ha crecido en población, pero si en metros cuadrados. Pero el problema es mayor. Son los dos extremos de la pirámide social. Alto nivel y construcción informal. Es un tema que aborda a las trescientas mil personas que viven en las villas de la ciudad. Por otra parte el estado porteño se ha retirado del IVC (Instituto de Vivienda de la Ciudad) y ha crecido la situación de precariedad de quienes no pueden acceder a la primera vivienda. El gobierno nacional puso en funcionamiento el PROCREAR, que demuestra su éxito».

Hagman: «El PROCREAR es difícil de implementar en la ciudad. El estado interviene y potencia la lógica de la especulación. Cuando la Legislatura aprueba la enajenación de inmuebles la misma es votada por distintos bloques, incluido FPV.

Berroetaveña: «El estado siempre interviene. La política es una visión de modelo entre estado y sociedad. Con doce años de gestión, hemos demostrado que es posible un estado a favor de los que menos tienen. Creemos en toda política puesta a generar empleo y justicia social. El estado es intervención. El macrismo deja esa función a sus vínculos empresariales. De todas maneras el estado demostró con el PROCREAR fortalece políticas de primera vivienda. El estado nacional ha hecho muchísimo por los porteños con jubilaciones, asignaciones universales y medio millón de nuevos puestos de trabajo. Lo que está faltando es el acompañamiento del estado local a través del Banco Ciudad, incentivando la construcción y la no intervención».

itai hagman

El eje del debate cambió para otro tema sensible: los barrios del sur de la ciudad

Hagman: «Vivimos en una ciudad desigual. Social y geográficamente. En Lugano, uno de cada tres personas viven en una villa o asentamiento. Los problemas son otros que en Palermo o Belgrano. La desigualdad es el principal eje para comprender que estamos discutiendo. Esa ciudad que no se ve en los barrios de clase media-alta. El macrismo logró una apariencia que en la ciudad se vive bien. Pero en el sur más de medio millón de personas viven en condiciones precarias. Hay comunas como Lugano, que el 40% de la población no tiene acceso a la medicina prepaga u hospital público. Hay un nivel de segregación enorme, porque se pinta una ciudad de clase media sin problemas».

Berroetaveña: «Discrepo. Ningún lugar de la ciudad vive bien. Ni en apariencia. La queja de los vecinos por la suciedad es permanente. Los problemas de higiene urbana son totales. Se esconde un problema: la falta de planificación. Los residuos se llevan a San Miguel, a Campo de Mayo, y el año que viene no podrán llevarse más. El gobierno porteño paga más de 260.000 pesos por cuadra al año a las empresas recolectoras. Es un problema invisibilizado. Nosotros elaboramos un índice de desigualdad. La tasa de homicidios es de 2,5 en Zona Norte. En los barrios del sur es más de 12. En algunas villas de la ciudad no entra el SAME y todos los fines de semana termina una pelea, y en el norte de la ciudad esa muerte, por corte tal vez, no se produce. Los hospitales están todos concentrados en Zona Norte».

Cuando el debate tomó el eje seguridad, la discusión tomó color y cuerpo:

Hagman: «Hay una idea instalada, alimentada por el gobierno nacional, que es asociar seguridad con cantidad de efectivos. Y en el sur de la ciudad se ha militarizado los barrios. La gente dice que está bueno que esté gendarmería, pero colabora con un enfoque equivocado. Hay que tener un enfoque diferente – por ejemplo – que es el rol de las fuerzas de seguridad y hay que plantear dos ejes fundamentales: avanzar con políticas sociales, culturales y educativas que trabajen las perspectivas de vida y futuro. Discutir el rol de las fuerzas de seguridad. Cuando miramos el crimen organizado, narcotráfico, desarmaderos, trata, es claro que todas esas actividades no se pueden realizar sin connivencia del estado. Cualquier persona sabe que las fuerzas están vinculadas con el narco y el crimen. Decir más efectivos es más seguridad es venderle un buzón a la sociedad».

Berroetaveña: «La seguridad es la gran mentira del PRO. La Policía Metropolitana, con una fuerte inversión, no ha demostrado ser una fuerza de elite. Las fuerzas de seguridad han sido nichos donde los procesos de democratización cuestan llegar. La Metropolitana era la oportunidad de conseguir una nueva fuerza, pero puso mano el Fino Palacios y – desvergonzadamente – Mauricio Macri declaró que lo nombró por sugerencia de la CIA y el MOSSAD. Después tuvimos una clara visión de esta policía, que no es de proximidad si no represiva. Otra ficción son las cámaras de seguridad. Hay tres mil cámaras que no funcionan. El macrismo se victimizó siempre. No construyeron el subte porque supuestamente trabaron fondos. Después dijeron que no se les transfería la policía federal. ¿Cuáles fueron las respuestas? En el subte multiplicaron la tarifa. En la seguridad invirtieron en seguridad privada. Plata a favor de los negocios. No es forma de avanzar.

Hagman: «En la ciudad hay casi 22.000 efectivos y sólo 5.000 pertenecen a la Metropolitana. Con lo cual hay una responsabilidad nacional sobre la seguridad, más allá del debate de como transferir. Pero no estoy de acuerdo en pintar que hay una policía mala y otra buena que depende del gobierno nacional. Cuando sucedió la represión en el Parque Indoamericano fue la Metropolitana y la Federal. En el Barrio Papa Francisco estuvo a la cabeza del operativo Sergio Berni. ¿Que opinás de las muertes en el Indoamericano?

Berroetaveña: «Nosotros enfrentamos a los poderes. Desde 2003 nosotros dimos vuelta la página del conflicto social en Argentina».

Hagman: «Si ponés a Milari al frente del ejército tenés una contradicción. Sacás a Nilda Garré y ponés a Berni…también dan vuelta la página con políticas represivas puestas en acción. La Metropolitana se sancionó con votos del FPV. La respuesta del gobierno nacional al conflicto del Indoamericano no fue crear un Ministerio de Vivienda, si no el Ministerio de Seguridad».

Berroetaveña: «Nosotros creamos el PROCREAR, hemos generado un piso de protección social para doce millones de argentinos, jubilados con movilidad. Estamos hablando donde pone acento este gobierno. La izquierda se propone manejar el estado y luego no sabría qué hacer con el monopolio de la fuerza. En términos de expresión de votos son minoritarios. La realidad es que hay que tomar decisiones y pueden ser mejores o peores».

Finalmente, Hagman y Berroetaveña dieron su impresión sobre el llamado «Fin de Ciclo»:

Hagman: «En el sentido que se presenta en Clarín o La Nación, Fin de Ciclo significa ponerle fin a la etapa oprobiosa del populismo. No hay fin de ciclo. Todo lo que generó el pueblo argentino desde 2001 es un piso que no deberíamos retroceder. Creo que estamos en un momento de transición. Uno mira los candidatos 2015 y todos expresan un recambio conservador. Una transición política que nos pone – como organizaciones populares – a plantearnos tareas defensivas. Reconocemos medidas concretas del kirchnerismo. Se respeta y comparte. Creemos que tanto dentro – como fuera – hay un campo popular desfragmentado que tiene que unir puentes de unidad. Mauricio Macri, Sergio Massa y Daniel Scioli van por las conquistas de estos años».

Berroetaveña «Desde el Rodrigazo en 1975, hubo un cambio histórico en Argentina. La puesta en marcha de un modelo de destrucción del peronismo. El mismo fue desindustrializador, represivo sobre los trabajadores organizados. Esto se mantuvo hasta la llegada de Néstor Kirchner. La nueva política brindó la posibilidad de decidir cada política y recuperar la soberanía energética o el dinero de las AFJP. Estamos en riesgo de volver a los noventas. El Círculo Rojo de Macri señala el camino del endeudamiento, tarifazo y devaluación. Nosotros tener plata para el consumo interno. Exactamente lo contrario. En ese sentido los modelos están claros».

CA/GF/RG

PRIMERA PARTE

SEGUNDA PARTE

TERCERA PARTE

CUARTA PARTE

Comentarios

comentarios

Artículos ralacionados